Atención
Usted esta usando un navigador anticuado, que posiblemente no es apoyado por este sitio web. Les recomendemos el uso de un navegdor moderno.

La historia de la destilación

Aportación del 11.05.2013 14:59 Hora

La destilación era una técnica conocida en China alrededor del año 800 a.C. que se usaba para obtener alcoholes procedentes del arroz.

 En el Antiguo Egipcio descubrieron también textos que explican la destilación para capturar esencias de plantas y flores.

Se sabe que la destilación era ya conocida en la Antigua Grecia y en la Antigua Roma.

Su perfeccionamiento se debe en gran parte a los árabes. Ellos fueron los primeros responsables de la destilación del alcohol a comienzos de la Edad Media. El filósofo Avicena, en el siglo X, realizó una descripción detallada de un alambique. Alambique, alquitara, alquimia y alcohol son todas palabras de origen árabe.

En los comienzos sólo destilaban frutas y flores para tener así perfumes, así como triturados minerales para obtener maquillajes. Unos polvos negros que se vaporizaban y se dejaban solidificar de nuevo eran usados como pintura para los ojos de las mujeres del harén. Se trataba del Kohl, que sigue usándose todavía hoy en día. Cuando el vino empezó a ser destilado, dado el parecido del proceso adoptó el mismo nombre, Al Kohl.

En la Edad Media, la destilación era practicada sobre todo en el interior de los monasterios, pero los alcoholes que se obtenían eran muy vastos y se utilizaban únicamente con un fin terapéutico.

El primer nombre destacado en la historia de la destilación fue el de  Arnau de Vilanova, médico y teólogo catalán, profesor de la Universidad de Montpellier, quien en el siglo XIII publicó los secretos de la destilación del vino en su libro Liber Aqua Vitae. Seguramente fue el primero en escribir acerca del alcohol y su tratado sobre vinos y espirituosos constituyó un manual en su época. De tan entusiasmado que estaba con los poderes curativos y restauradores del líquido lo denominó Aque Vitae (de aquí el término francés Eau de Vie). Para él, ese licor constituía el elixir de la vida. El filósofo y químico, Ramón Llul, discípulo suyo, continuó con sus experimentos y lo llamó Aqua Ardens, agua que arde.

Para la mayoría de la gente el aqua vitae era una medicina y sabía a tal. Si se destinaban a la bebida, se maceraban con fruta y hierbas que ayudaban a disimular el sabor. Así fue como nacieron los licores.

La destilación evolucionó a finales del siglo XVIII gracias a Edouard Adam, que inventó un sistema parea rectificar alcoholes, consiguiendo, de esta forma,  eliminar malos olores. Se sentaron las bases para la destilación moderna.

En el siglo XIX la destilación de vinos era ya una industria vastamente extendida en Cataluña. En poblaciones como Sitges, Vilafranca, Valls y Reus se encontraban los pioneros exportadores.